Siguiendo los pasos al jardín del edén.

sábado, 14 de junio de 2014

¿Perder es ganar?

Y aún sentía sus sonrojadas mejillas acariciando las mías. Sus dedos apartándome aquel rebelde mechón que se posaba sobre mi frente, su aliento, e incluso los latidos de su corazón. Lo tenía todo almacenado en el recoveco más íntimo de mi memoria, porque sólo me quedaba eso; eso y y unas pobres fotos tristes y vacías.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada