Siguiendo los pasos al jardín del edén.

miércoles, 28 de enero de 2015

En ocasiones la respuesta es la salida.

Sería injusto pensar que yo lo hice todo bien
o que nunca llevé dragones hasta el pecho,
que por mucho que queramos
nadie es del todo inocente en una guerra.

Fui yo quien tuvo que entender entonces
que a veces hay tanto miedo, tanta duda,
tanto pasado, tanta herida,
que es imposible rebobinar y limpiarlo del todo.
Que a veces, llegados a un punto,
todo es mochila, todo es navaja,
todo es traducido al idioma del rencor
y yo fui incapaz de perdonarle los muros.
Él sí, y fue una gran lección.

Supongo que se podría resumir en tres frases:

Nunca pudo ser.
Si tenías la seguridad te faltaba la ocasión.
Si tenías la ocasión te faltaba la seguridad.

Así que no hubo otra puerta que fabricar una despedida.

Marwan.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada