Siguiendo los pasos al jardín del edén.

martes, 11 de diciembre de 2012

Reconstruir.

Cuando la persona a la que quieres te hace mucho daño, ese órgano indispensable del cuál dependes, deja de latir y se divide en miles de millones de pedacitos. Y claro, sales a buscarlos. 

Mientras que los vas recogiendo te armas de valor para dar la cara ante el culpable, pero tardas tanto en reunir de nuevo todas las piezas y reconstruirte que cuando vas a enfrentarte a él sólo tienes como enemigo al viento porque el causante de tu desdicha se ha ido alejando tranquilamente.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada