Siguiendo los pasos al jardín del edén.

miércoles, 5 de junio de 2013

Tómate un respiro.

 A veces hay que saber cuando se ha acabado. Cuando debemos decir "hasta aquí". A veces aunque deseemos algo con mucho fervor, aunque sea lo que más deseamos, debemos pensar si es bueno para nosotros. Muchas veces no vemos el final de las cosas pero creédme, el final acaba llegando. Si algo en vez de liberarnos nos retiene en una jaula oxidada y desgastada ha llegado el momento de decir "basta".




 Detente. Respira. Una vez más. Y ahora llora. Las lágrimas no son más que sentimientos que encuentran una vía de escape por los ojos, no debemos avergonzarnos por llorar. Y si sientes que esas lágrimas te queman la piel y te abrasan el alma, tranquilo. Sólo significa que el sentimiento es más profundo pero eso es lo que nos hace estar vivos.


Así que tomad nota, la vida es un camino de rosas con espinas.





No importa si te arañas lo que importa es que aún con arañazos, jamás dejes de intentarlo. Te mereces ser feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada